ACIDEZ Y DULZOR CAFÉS HONEY

Muchas personas me comentan que tal o cual café no les gustó porque era demasiado ácido. A lo cual en general respondo que la acidez en un punto balanceado es una cualidad muy agradable y distintiva de los cafés de calidad. Pero como en el mundo del café hay lugar para todos y la idea es que cada persona tome el café como le gusta, aquí van algunos consejos que permitirán disminuir el grado de acidez de tu café.

Comprar granos cultivados en orígenes de menor altura (los granos duros cultivados a gran altura tienden a ofrecer una acidez más marcada) que hayan sido tratados con un proceso natural o honey (los granos que se secan junto con la pulpa suelen brindar un mayor cuerpo y dulzor) y con un tueste medio/oscuro (los tuestes muy claros resaltan los sabores más ácidos y vegetales del grano). Durante la preparación, intentar utilizar moliendas más finas y/o tiempos de preparación más largos.

Cafés Honey

El proceso honey (o melado) es aquel en el cual el secado de los granos se realiza con parte de la pulpa (llamada mucílago) adherida, lo cual produce ciertas interacciones químicas entre la pulpa y el grano que brindan una taza de excelente cuerpo, con un sabor dulce y frutado. El proceso debe su nombre a la apariencia pegajosa de los granos durante el secado debido a los azúcares contenidos en la pulpa. Los procesos honey pueden dividirse en distintos colores (blanco, amarillo, rojo y negro) de acuerdo con la proporción de pulpa que se conserva sobre los granos y la cantidad de tiempo/humedad durante el secado. Los honey claros se asemejan un poco a los cafés lavados (pero son más dulces) y resultan excelentes para métodos de filtrado, mientras que los honey oscuros se parecen a los cafés de proceso natural (pero son más limpios) y son perfectos para la preparación de espresso. Si todavía no tomaste un café honey, te recomiendo mucho la experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories

Etiquetas