AMERICANO

El Americano nació en Italia durante la Segunda Guerra Mundial debido a que los soldados estadounidenses encontraban el espresso italiano intenso y amargo, por lo cual las cafeterías locales simplemente comenzaron a agregarle agua al espresso. Algunos sostienen que hay que diferenciar el Americano del Long Black, siendo que en el primero se coloca el agua sobre el espresso, mientras que en el caso del Long Black es el espresso que se vierte sobre el agua, logrando un efecto levemente distinto y mayor retención de la crema.  En cuanto a la proporción de espresso/agua, la cantidad de agua es variable y en general depende de la cafetería (o del gusto personal si se prepara en casa), pero muchas cafeterías eligen utilizar el doble de agua que de espresso. En relación al agua, se recomienda que no esté demasiado caliente (alrededor de los 70°C) para mejorar la retención de la crema y la percepción de los sabores.

Mi preferido: 150g de agua más un doble shot de espresso (dependiendo del grano que utilice, a veces me gusta retirarle la crema con una cuchara para que el café tenga un sabor más dulce y menos amargo).

☕ 𝔼𝕝 𝕃𝕒𝕕𝕠 𝔹

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories

Etiquetas